domingo, 22 de enero de 2017

Filmaciones (3)

Uno de los patriotismos más ridículos (falsos lo son todos) es este de los humanos con respecto a su especie. "La elegida", "la más evolucionada", "la reina de la creación", son algunos de los calificativos con los que se denomina a si misma empleando parecida desfachatez a la del forofo de futbol cuando grita que su equipo es el mejor.
¿Nos imaginamos a un pavo real, por ejemplo, presumiendo de que lo más de lo más de este mundo es su cola desplegada, la cúspide de la pirámide de la evolución? ¿A un jilguero pregonando lo mismo de su trino o a un ornitorrinco de su hocico? Pues algo así es lo que da por hecho cualquier hombrecito engreido de sus particularidades como especie (eso que llaman inteligencia, raciocinio, etc.) o, según antiguos credos, del dedo de Dios eligiéndole. Establecemos que tiene que haber mejor y peor, más avanzado y menos (¿hacia dónde?); a continuación decidimos en qué consiste lo primero y finalmente nos lo adjudicamos. La arrogancia de quien se lo guisa y se lo come. -¡Cómo si al león que bosteza en la sabana le importase un pimiento lo que digamos!- Y claro, a partir de ahí nos dedicamos a saberlo todo (o aspirar a ello, que viene a se lo mismo), a poner a cada cuál en su sitio y a decidir lo que le conviene, ya se trate de un monte, un árbol o una ameba. Que ese ideario piramidal se vuelva sobre la propia especie y actúe de la misma manera no es más que algo sobrevenido de lo anterior. 
Hacer las paces con unos tipos así (y en consecuencia con uno mismo) es imposible. El consuelo está en que esa sangrante bravuconería no es todo, en que hay cosas que están fuera de eso incluso entre los semejantes: la mirada sabia y desengañada (tal vez lo uno vaya con lo otro) de una anciana que la infamia clasificatoria situaría entre la calderilla de la sociedad; la bruta generosidad de su hombre, no reconcilian con nadie pero conmueven profundamente sacándote, de alguna manera, de la triste realidad.
Conocí a Gabriel y Reinalda, los maestros -que es como, sin saber por qué, desde los primeros encuentros empecé a llamarlos- en el año 2004. Pasaba unos días en Almagro y al ver cestos de esparto a la venta en las tiendas de la plaza comencé a preguntar. Quien al esparto se arrima muere de hambre y lleno de espinas, soltó el primer viejete con el que tropecé. Retirado ya de estos menesteres me envió a Granátula de Calatrava, un pueblo vecino, a que preguntara por Gabriel Vállez. Cuando llamé a su puerta me recibió tan parco como amable y al día siguiente estábamos subiendo a un cerro próximo para mostrarme cómo se arrancaba el esparto. Más o menos de esa manera comenzaron siete años de relación y honda amistad.
Gabriel era el último espartero de Gránatula, un lugar antaño repleto de ellos. Sin estudios, hijos, ni apenas familia, la vida 'moderna' poco había entrado en su casa y costumbres, algo que seguramente influyó en que se mantuviera en un oficio que los propios vecinos consideraban de otros tiempos. No era un gran artesano ni presumía de ello: fabricar serones, aguaeras o barjas, tan sólo había sido un medio de ganarse el sustento. De su padre heredó el arte de coser pleita y, ya casado, su mujer, Reinalda, le enseñó cómo trenzarla. Con éstas, su pobre negocio había consistido en acumular unas cuantas piezas y salir con el burro a vocearlas por los pueblos de la comarca pasando mil penurias. Viejo y jubilado, cuando le conocí, seguir haciendo serones era tan sólo un auxilio para la escasa pensión que recibía.
De Gabriel aprendí los rudimentos del trabajo con esparto y de su mujer, Reinalda,... ¿desaprendí a querer? Tal vez. Naufragas en las aguas de unos ojos desengañados y tu mirada no vuelve a ser la que fue. ¿La hermosura hundida en las pupilas de Reinalda?  La de la añorada vida que a toda cosa de este mundo (volcán, ave o humano) se nos tiene negado vivir.
Un rayo ha caído en mi casa, acostumbraba a exclamar Gabriel en la residencia de ancianos donde un día la enfermedad les obligó a mudarse. También Reinalda tenía su sonsonete: Lo que yo quisiera es poder regresar a mi casa y que volvamos a comer unas migas en el patio todos juntos. En febrero del 2011 fui a visitarlos y Gabriel ya no estaba. Unos meses después, en noviembre, fue Reinalda quien partió.
Un buen amor es el que no deja huella, dijo alguien, pero también es sabido que el buen amor olvida cualquier huella que dejó. A los maestros, desde aquí, mi querer renovado y mis excusas por esta pobre huella que aquí dejo de ellos* y que, sin más, ya estoy olvidando.
* Enlace al vídeo: https://vimeo.com/198887930

miércoles, 11 de enero de 2017

Filmaciones (2)

Dos documentales nuevos he publicado estos días en Vimeo. Forman parte, junto con el de Pepe López, que ya presenté en la anterior tanda, y el de Gabriel Valle, que publicaré en seguida, de los cuatro que acompañan la exposición Más que cestos. Cestería popular española.
El primero está dedicado a la fabricación de barriles, que es como se denominan por Castilla y León a ciertas cantimploras realizadas en mimbre que empleaban los pastores y agricultores para llevar el vino al campo. Isidro García, prota de esta filmación y agricultor de toda la vida, aprendió este arte de un viejo pastor, vecino de otro pueblo cercano al suyo. La historia de esta enseñanza no deja de ser curiosa: hará unos veinte años, el maestro de escuela del lugar, enamorado de los barriles, le propuso a Isidro que le acompañase junto al viejecillo para aprender juntos a fabricarlos. Isidro, que se acababa de jubilar, se animó a ir con él pero sin especial interés en la faena. Después de unas cuantas visitas y de varios intentos, el maestro desistió de la labor por encontrarla complicada y fue nuestro protagonista el que, sin comerlo ni beberlo, se encontró continuando con ello. Actualmente, si bien otros hemos aprendido de él, que yo sepa es el único que continúa haciendo barriles de una manera más o menos regular. Podéis ver el proceso en este enlace: https://vimeo.com/197766507
El segundo reportaje de esta serie lo grabé en El Molinar (Mallorca) y también tiene su historieta previa. Mi hermana reside en aquélla localidad y, cada año por verano, voy a pasar unos días por allí. Pues mira tu por donde, en una ocasión me cruzo por la calle con una señora gitana que lleva del brazo una maña de esparto. Sorprendido, le pregunto que si lo emplea para hacer algo de cestería a lo que me contesta que sí. Sigo interrogándo y me cuenta que normalmente se pone allí, en plena calle, a trabajar. ¡Tántos años frecuentando aquel lugar y nunca me la había encontrado! No tuvo ningún problema en que le grabase cesteando y el día que quedamos para hacerlo lo primero fue dirigirnos a cortar unas cañas al lugar donde su marido y ella lo solían hacer. Por vericuetos extraños vinimos a parar a una 'isla' de la Vía Cintura, es decir, a uno de esos incultos lugares que permanecen casi inaccesibles junto a las autopistas de circunvalación de las grandes ciudades. El contraste entre dos mundos frente a tus narices: indiferentes a la jauría de autos que les rodeaba, una pareja de viejos cesteros aprovechaba las 'despreciables' cañas de aquel olvidado resquicio que el progreso progresado había dejado en sus márgenes. Que la historia continuase sentados en medio de la acera cesteando, es decir, dándole vida y encanto a un lugar, las calles de nuestras ciudades, que se ha convertido en sitio muerto, utilizado por la gente casi exclusivamente para desplazarse a comprar, vender o trabajar, puso la guinda a esta poética e involuntaria acción contra lo mandado en los tiempos que corren.
La cestería de caña y esparto no es tradicional de Mallorca, pero si de la costa mediterránea peninsular. Juana nació en la provincia de Valencia y allí fue su padre quien le enseñó a trabajar de esta manera: https://vimeo.com/198107255

martes, 3 de enero de 2017

Cursos para el mes de enero

CONSTRUCCIÓN CON MIMBRE VIVO
Lugar: Otaza (Ozaeta. Alava)
Fechas: 14 y 15 de enero
Horario: De 9 a 14 y de 15 a 18
Plazas: 12
Programa: Construcción de estructura con mimbre vivo.
Docentes: Joan Farré y Carlos Fontales
Organiza: Garaión 
Precios: 50 €
Más información e inscripciones: Garaión. Teléfono: 686217701 (Julia)

CESTERÍA DE MIMBRE. CESTA DE PESCA/BOLSO
Lugar: Caballar (Segovia)
Fechas: 28 y 29 de enero
Horario: De 10 a 14 y de 16 a 20
Plazas: 6
Programa: Elaboración de cesta de pesca. Si alguien lo desea, en lugar de la cesta, podrá realizar un bolso siguiendo técnicas semejantes a la de pesca. 
Precio: 170 € (Incluye materiales, comidas, desayunos y cena así como alojamiento en mi casa para quien lo precise). 
Condiciones de pago: Venticinco por ciento del importe al inscribirse al curso y el resto el día de inicio.
Más información e inscripciones: carlosfontales@gmail.com Tfnos: 921500796 / 617745508
Descuento del 20 % para los que hayan realizado algún curso en Caballar en los últimos 12 meses.
Cesta de pesca
Bolso

miércoles, 28 de diciembre de 2016

Filmaciones

Hará unos doce años que compré mi primera cámara de vídeo. Desde principios de los noventa, momento en que comencé las investigaciones de campo sobre cestería, había venido realizando fotos pero con el tiempo me pareció que pasar a filmar a los cesteros trabajando, explicando o viviendo podía ser útil y enriquecer la documentación. Pues bien, primero con aquella cámara algo malilla y después con una un poco mejor, he ido juntando decenas o tal vez centenares de horas que, cuando encuentro ratos y ánimo, voy intentando montar (muy sencillamente, desde luego, pues mis conocimientos en ese campo son mínimos y el tiempo requerido para esta labor es inmenso) con el fin de mostrar algunos reportajes. Los primeros cuatro terminados los presenté formando parte de la exposición Más que cestos. Cestería popular española, que ha venido recorriendo algunos países europeos y recalado un par de veces en España (Albacete y Valladolid).  Los que la hayan visitado habrán tenido la oportunidad de verlos. Ahora me he animado a ir colgando algunos en un canal que he abierto en vimeo.
Para comenzar he escogido tres: uno de los que aparecen en la exposición que he comentado y dos nuevos.
El primero versa sobre la cestería de palmito. Es fruto de las grabaciones que he venido realizando durante años con un grupo de mujeres de Capdepera (Mallorca) que mantienen viva esta cestería de una manera muy genuina, juntándose en corro (las llamadas vetlerías) a fabricar piezas como se ha venido haciendo casi ininterrumpidamente desde ni se sabe cuándo en su pueblo. Aquí tenéis el enlace: https://vimeo.com/196188686
El segundo está dedicado a la fabricación de cuévanos, unos cestos que se portan a la espalda y que han sido muy comunes en la montaña de Cantábria. El amigo que los fabrica se llama Iñaki Madrazo, vive en Bustablado y es uno de los últimos que ocasionalmente se dedica a ello. https://vimeo.com/193705248
El tercero va de la cestería de láminas de madera. Lo fui grabando a lo largo de los últimos años que viví en Galicia. Pepe López, que es quien aparece en el reportaje, es el único habitante de una aldea perdidísima de la Sierra del Caurel (Lugo). Aprendió a cestear de su padre y, como ha hecho siempre, aprovecha los meses de invierno para fabricar los cestos que después, especialmente en verano, vende a la poca gente que pasa por allí. Hace tiempo que no visito a Pepe pero el cariño y la amistad que nos tenemos, como con todos los demás, siguen vivos. https://vimeo.com/193728636
Continuaré añadiendo videos sobre otros cesteros y otros materiales a ese canal y los iré incluyendo en un gadget dedicado a ello que podréis encontrar en la fila de la derecha de este blog. Cuando hayan sido grabados con la cámara más vieja, la calidad, como comprobaréis, será menor. De una manera u otra y por si sirvieran para algo ahí van y ahí irán yendo.

FILMING
I bought my first video camera about twelve years ago. I had been taking pictures since the beginning of the nineties, when I started the field research on basketry, but over time it seemed to me that filming the basketmakers working, explaining or living could be useful and enrich the documentation. So then, first with that camera which was not good enough and then with a little better one, I've been gathering tens or maybe hundreds of hours that, when I find moments and encouragement, I try to mount (very simply, of course, because my knowledge in that field is minimal and the time required for this work is immense) in order to show some reports. The first four finished I presented them forming part of an exhibition called “More than baskets: Spanish popular basketry”, which has been touring some European countries and landed a couple of times in Spain (Albacete and Valladolid). Those who have visited it will have had the chance to see them. Now I have decided to go hanging some in a channel that I have opened in vimeo.
As a beginning, I have chosen three: one of those that appear in the exhibition that I have mentioned and two new ones.
The first one is about fan palm basketry. It is the result of the recordings that I have been doing for years with a group of women from Capdepera (Mallorca) who keep this basketry alive in a very genuine way, coming together in circle (the so-called vetlerías) to manufacture pieces as it has been done almost uninterruptedly from no one knows when in their village. Here you have the link: https://vimeo.com/196188686.
The second one is dedicated to the manufacture of cuévanos some baskets that are carried on the back and have been very common in the mountains of Cantabria. The friend who makes them is called Iñaki Madrazo, who lives in Bustablado and is one of the last who occasionally dedicates himself to it. Https://vimeo.com/193705248.
The third one deals with wood strips basketry. I was recording it over the last few years I lived in Galicia. Pepe López, who is the one who appears in the story, is the only inhabitant of a lost village in the Sierra del Caurel (Lugo). He learned how to make baskets from his father and, as he has always done, takes advantage of the winter months to make baskets that later, especially during the summer, he sells to the few people who pass by. I have not visited Pepe for some time, but the affection and friendship that we have, as with all the others, are still alive. Https://vimeo.com/193728636.
I will continue to add videos about other basketmakers and other materials to that channel and I will include them in a gadget dedicated to it that you can find in the row on the right of this blog. When they have been recorded with the older camera, the quality, as you will see, will be worse. In one way or another and in case they serve for something there they go and there they will continue to go.
(English version by Nacho Gil)

jueves, 8 de diciembre de 2016

¿Cestero?

Despiertas y no entiendes nada. ¿Qué es esto? ¿Dónde estoy? ¿Cómo he venido a parar aquí? Una voz desconocida y muda te invita a quedarte y aceptas como quien acepta un empujón a un precipicio. Estás rodeado de cestos, de libros sobre cestos, de apuntes, fotos, vídeos sobre cestos y cesteros. Podrían haber sido cacharros de barro o libros de mística, pero es lo que hay, igual de extraño que cualquier otra cosa. No sabes cómo ha llegado todo eso aquí pero diríase que tiene algo que ver contigo, al fin y al cabo están en este mismo lugar donde te has despertado y no hay nadie más. Por la ventana, campos labrados y un bosquecillo de chopos rebozándose entre la bruma y el silencio. Les preguntarías a ellos por tu extrañamiento si no fuese porque ya te están respondiendo con el suyo propio. Hermanos chopos. Sientes que te rebrota el bebé que alza su dedito sin señalar a sitio alguno, que abre los ojos sin saber qué ve, que por nada ríe de nada y que siente estas palabras ajenas a él.

miércoles, 30 de noviembre de 2016

Curso y jornadas internacionales de construcción con fibras vegetales

Del 12 de diciembre al 18 de enero se celebrará en Garaión (Otaza, Ozaeta. Alava) un curso de cestería y construcción con fibras vegetales subvencionado por Lanbide (Servicio vasco de empleo). A este curso se puede apuntar cualquier desempleado del estado si bien tienen preferencia los censados en Euskadi. 
Dentro del programa, pero con caracter abierto, los días 12, 13 y 14 de diciembre se celebrará el Primer Encuentro Internacional de Cestería Contemporánea. En ese encuentro se realizarán tres proyectos, uno llevado a cabo por Karen Gossart y Corentin Laval; otro a cargo de Tim Johnson y Tom Meskell; y el tercero por parte de Joan Farré y el que escribe. A este encuentro se puede apuntar cualquiera (parado o no) que quiera participar en alguno de los tres proyectos y el precio es de 60 €. 
Finalmente, los días 14 y 15 de enero, se celebrará un taller específico de construcción con mimbre vivo también abierto a cualquiera que quiera participar. Lo impartiremos Joan Farré y yo mismo y el precio es de 50 €.
Para inscripciones y más información llamar al teléfono: 686217701
La gente del País Vasco que quiera inscribirse directamente en Lanbide tiene que dar los siguientes datos del curso: Cursos de Alava. Sección de Arte y artesanía. Código: 16010714. "Cestería emprendedora".



viernes, 18 de noviembre de 2016

Dasografía*



Otoño en Caballar. Dasografía**

*Representación, descripción hecha con elementos del bosque. 
  Del griego: Daso (δάσος) Bosque, espesura, ...
                   Grápho ((γράφω): Registro, escrito, ...
**Agradecido a mi docto amigo Roberto García Tomé,  que me ayudó a encontrar la palabra.

miércoles, 2 de noviembre de 2016

Sauquillos

Te tienta tanto que no te resistes al rabioso rojo de los sauquillos. Ahora, ya, por ese bermellón arrebatado, recoges unos tallos antes de que se marchiten. Ves cómo se va, de un día para otro, desvaneciendo su grito en un rincón de la memoria del taller. Te detienes, los tanteas, sientes cómo ceden, cuánto, en qué momento se quiebran sus cuerpos, hasta dónde de si dan. Tejes, sin más. ¿Conseguirá un artificio revivir lo que se va? ¿Provocar tal vez que hiera más? Ah!, que hicieran los bermejos tallos de un cesto la paz de los muertos estallar.






viernes, 28 de octubre de 2016

Cursos y actividades para el mes de noviembre

Exposición 
MÁS QUE CESTOS. CESTERÍA POPULAR ESPAÑOLA.
El día 3 de noviembre a las 19 horas, en la sede de CEARCAL (Valladolid), daré una charla sobre dicho tema con motivo de la inauguración, ese mismo día, de mi exposición, Más que cestos. Cestería popular española. 
La colección está compuesta por más de cien piezas, ha visitado Holanda, Polonia y Alemania y, en España se expuso el mes de febrero pasado en Albacete. Su intención es dar una visión aproximada de lo que ha venido siendo la cestería elaborada por campesinos, labradores, pescadores, etc., de los diferentes pueblos de España. 
Cinco vídeos sobre el trabajo de algunos de esos artesanos, fotografías, paneles explicativos y un libro escrito y editado a propósito, completan esta exposición que permanecerá abierta en CEARCAL hasta el día 18 de noviembre.

Cursos
CESTERÍA DE MIMBRE Y ESPARTO.
Lugar: CEARCAL (Valladolid)
Fechas: 11 y 12 de noviembre
Horario: Día 11 de 16 a 20 horas. Día 12 de 9 a 14 y de 16 a 19. 
Plazas: 10
Programa: Elaboración de bolso/mochila pequeños empleando mimbre y esparto con diferentes técnicas. 
Precios: Socios Foacal: 116 €.  No socios: 145 € 
Más información e inscripciones: CEARCAL

CESTERÍA DE MIMBRE.
Lugar: Caballar (Segovia)
Fechas: 19 y 20 de noviembre
Horario: De 10 a 14 y de 16 a 20 horas.
Plazas: 6
Programa: 
- Elaboración de cesta de setas según técnica catalana de cul de queixal. Este nombre hace referencia a la técnica empleada para realizar la base del cesto y que, entre otras cosas, se aplica también para realizar bandejas como la de la foto. 



- Elaboración de bandeja de nudo celta. 

Precio: 170 € (Incluye materiales, comidas, desayunos y cena así como alojamiento en mi casa para quien lo precise). 
Condiciones de pago: Venticinco por ciento del importe al inscribirse al curso y el resto el día de inicio.
Más información e inscripciones: carlosfontales@gmail.com Tfnos: 921500796 / 617745508
Descuento del 20 % para los que hayan realizado algún curso en Caballar en los últimos 12 meses.

sábado, 15 de octubre de 2016

Las manos de 'ses madones'

Una palabra vale más que mil imágenes, en ocasiones. Otras, son ellas las que dicen mucho sin hablar. Aquí os dejo unas manos maestras* hablando en llata**: las de las madones de Capdepera (Mallorca), a las que, como casi cada año desde hace más de diez, he tenido el placer de volver a visitar. 

*Estas imagenes están extraídas de un vídeo más largo que he realizado sobre su labor y que pronto publicaré. 
** Pleita, en catalán.

sábado, 1 de octubre de 2016

Curso para el mes de octubre. Bayón.

El bayón (scirpus lacustris), bayunco, o buño, (con estos y otros nombres se le conoce), es una especie de junco que se emplea mucho en la cestería de otros países (desde Portugal hasta Inglaterra o  Finlandia) pero que en la actualidad apenas es utilizado en España.
Sus características (longitud, fortaleza, facilidad de trabajo) hacen del bayón un material excelente para realizar multitud de objetos (bolsos, cestas, sombreros, calzado, mobiliario, ...) empleando artes que van desde las del mimbre o las láminas de madera, hasta las del esparto o la espadaña.
Por otro lado, la técnica denominada 'Burkina' (tal vez porque se dice originaria de Burkina Faso) tampoco es muy conocida en la Península y se utiliza, tanto con mimbre como con juncos, para la confección de cestos y otras piezas.
A modo de iniciación en el empleo del bayón y el aprendizaje de la técnica 'Burkina', propongo un curso en el que realizaremos algún bolso (o mochila) y cesto del tipo de los que aparecen en las fotos.



Aquí os van todos los datos:

CESTERÍA CON BAYÓN. TÉCNICA 'BURKINA'.
Lugar: Caballar (Segovia)
Fechas: 22 y 23 de octubre.
Horario: De 10 a 14 y de 16 a 20
Plazas: 6
Programa: Elaboración de bolso/mochila. Elaboración de cesto.
Precio: 170 € (Incluye materiales, comidas, desayunos y cena así como alojamiento en mi casa para quien lo precise). 
Condiciones de pago: Venticinco por ciento del importe al inscribirse al curso y el resto el día de inicio
Más información e inscripciones: carlosfontales@gmail.com Tfnos: 921500796 / 617745508
Descuento del 20 % para los que hayan realizado algún curso en Caballar en los últimos 12 meses.

domingo, 25 de septiembre de 2016

El Babu

Hay personajes cuyos rasgos se trazan entre los surcos que dejan un no tras otro. El Babu es uno de ellos.
Unas viejas moreneras* en la tabernilla de la islita donde has ido a pasar el día anuncian la primera línea. La camarera no sabe decirte quién las tejió, sólo que fue alguien del lugar. No encuentras nativos por el diminuto puerto que te puedan informar. En el restaurante playero donde comes, el camarero dibuja otros detalles:
- No, ya no queda nadie en la isla que siga con esas faenas antiguas. El Babu fue quien hizo esas nasas pero murió el año pasado.
- ¿El Babu?
- Así le llamaban. Un viejito que sabía de todo eso. En su casa quedaron muchas cosas de las que hacía.
- ¿Y se podrá visitar?
- No vive nadie en ella. Su mujer se fue de la isla.
- Vaya, que lástima.
- Era un personaje muy conocido aquí. Toda una historia. Cuando murió, el pueblo entero fue al entierro. Le pusieron una tumba muy bonita en el cementerio. Ahí se le ve haciendo esas cosas.
- Ah, pues iré al cementerio.
- No sé si estará abierto, pero ve.
Bajo un sol siestero de verano recorres a pie el árido camino que atraviesa el sur de la isla hasta llegar al camposanto. El candado está echado. La vieja verja veta el acceso a cualquier otra información. En el horizonte, sobre un mar de noes, tres estelas son suficientes para trazar los rasgos del personaje: unas antiguas nasas; el Babu, un nombre que no es nombre; y la memoria colectiva de su sabiduría popular.

*Nasas para pescar morenas.

martes, 20 de septiembre de 2016

Estela vegetal

Ése es el nombre con el que se ha bautizado la intervención urbana que la semana pasada realizamos  unos cuantos en la fachada del Museo Nacional de Escultura (Valladolid) con motivo del proyecto Callemuseo 3. Entre esos cuantos estuvimos, Muda Arquitectura, José Carlos Sanz Belloso, vecinos de Valladolid y otras tierras que quisieron participar en la ejecución y el menda. Como ya se ha escrito bastante y bien sobre esta acción, os dejo estos enlaces de Casilda García Archilla,  Nacho Gil (con las fantásticas fotos de su autoría que más abajo comparto) y José Carlos para el que quiera enterarse más.
Hace muchos años me vino, no sé cómo, una frase que, asociada a un sentimiento de libertad, no ha dejado de rondarme desde entonces: perderse en la manada. Algo de eso tan dulce diría que se ha dado estos días en Valladolid entre el gentío que nos reunimos con motivo de la Estela Vegetal. Seguro que los enredos del mimbre ayudaron a ello.







jueves, 25 de agosto de 2016

Diálogos al paso

Dirías que algo se están diciendo esta mañana cielo, viento y ristras de papel. O bailando juntos, si es que hablar y danzar, cuando son de verdad, no son lo mismo. Por no interrumpir no preguntas y así, como respuesta, una duda y una alegría.
Tal vez estos pececillos reunidos de tarde intentan explicarse el mundo sin percatarse de que están encerrados en un estanque. Del mismo modo hacemos nosotros sin caer en la cuenta de que estamos presos en esa pecera llamada realidad.
Y al caer la noche, otro viejo contenedor de mimbre desahuciado quizás esté comentando su vida a un joven semejante de plástico.
- Mis mimbres nacieron en campos lejanos. Crecieron alimentados de tierra, y sol, y vientos, y luna...
- Batallitas de viejo... ¡Te llegó la hora, abuelo! -repleto de arrogancia balbuceará para si el grandón-.
Adelantándose al camión de la basura un tipo desarrapao pilla al vuelo al baulito y se lo lleva, al tiempo que el vecino de plástico presumo que le anunciaba: De ésta no te salva ni Dios.

martes, 2 de agosto de 2016

Dalhausen. La vuelta

Y tras Cerdeira y el mimbre, vino Dalhausen con el curso de esparto y la expo "Más que cestos. Cestería popular española", que se inauguró en Holanda ya va para tres años y continúa rulando por otros países europeos (parece que hay más interés en ella por ahí que en España, donde, como tal, sólo se ha exhibido en Albacete). 
De la primera experiencia ya hice referencia en este blog a través de una entrada anterior.
En Dalhausen, lo primero, agradecer a Hansgert y Ursula su hospitalidad y elogiar su proyecto con respecto al museo  que coordinan y sus intentos por reavivar la cestería en una villa donde este oficio fue toda una 'industria' hasta hace unas decenas de años.
La labor de esparto no es precisamente de las más sencillas, así que, pese a que entre los estudiantes que asistieron al curso había una buena parte de cesteros consolidaos en el mundo del mimbre, costó cambiar el chip y comenzar a desenvolverse en este nuevo arte.
También hay que decir que, iniciarse en él a través del recincho de seis ramales se las trae. Tras lo que podríamos llamar la 'tortura' de los primeros ratos en que la gente no daba pie con bola, vino la relajación de empezar a entenderlo y la decisión, una vez entendido, de pasarnos al recincho sencillo o de tres ramales para intentar, ahí si, no sólo aprender sino conseguir terminar alguna pieza. El esparto, normalmente, no sólo es complicadillo, también lento, y el recincho de seis no te quiero ni contar. (No pretendo desanimar a nadie con estos comentarios, la cestería de esparto es fantástica, pero tampoco se trata de endulzar las cosas porque sí).
La expo permanecerá en Dalhausen hasta mediados de setiembre y de allí irá a Lichtenfels para ser exhibida en la escuela nacional de cestería de Alemania durante un tiempo. Como en otras ocasiones, ha sido muy interesante ver y escuchar las reacciones que provoca una muestra en la que el protagonismo lo tiene la cestería más olvidada y desconocida por la mayoría del publico, es decir, aquella realizada por labradores, pastores, pescadores,..., gentes, en definitiva, no profesionales en la materia y que casi siempre elaboraban estas piezas para su uso particular o el del entorno sin ningún animo de lucro. Da la sensación, entre otras cosas, de que muchos de los que recorren lo expuesto parecieran reencontrarse con algo recóndito y almacenado en un lugar más hondo que el de su memoria particular.
Y finalizada la cosa, vuelves. Ahí atrás quedaron unas cuantas manos tejiendo mimbre en Portugal, te dices. Menos atrás, otras trenzando esparto en Alemania. Te toca volver, pero, ¿adónde? Das por hecho que eres tu quien pasa por las cosas o los lugares hasta que te percatas de que no es verdad. Que más bien parece que es algo similar a lo de asomarse a la ventanilla de un tren, que las cosas pasan por ti, sea ese 'ti' quien sea y sea ese pasar lo que venga e ser.
Es la vuelta, y regresan las sonrisas de los amigos desfilando como los árboles del campo de allá o más allá del tren. Vuelves tu mismo también a pasar ante ti como lo hacen las nubes sobre ese cielo sin dueño ni final.

martes, 19 de julio de 2016

Elementos à solta

Cuentan que Cerdeira (Lousâ. Portugal), como otras aldeas de la zona, fueron construidas y pobladas por gentes que huían de la esclavitud a que eran sometidas en el valle. Y es difícil que haya otra explicación para que alguien se vaya a vivir a un lugar tan aislado en la montaña, donde la supervivencia es muy difícil, si no fuese por motivos como ése. Por otro lado, los bosques, los riachuelos, las propias casitas construidas con xisto (piedra de la zona) construyen un entorno maravilloso para el disfrute de sus habitantes. ¿Una metáfora de este mundo y de lo que frecuentemente ocurre con los que intentan escapar de sus esclavitudes?
De otra manera, pero supongo que por motivos semejantes, hace un montón de años llegó por Cerdeira Kerstin y otros amigos. Se encontraron con una aldea casi en escombros y decidieron volver a levantarla y darle vida, ahora a través del arte y la artesanía. Cerdeira Village es el nombre de su proyecto y podéis husmear en él a través de su web.
Entre sus actividades figura la organización de un evento anual que denominan Elementos à Solta. Este año celebraba su 11ª edición y fui invitado, junto con otros artesanos-artistas de Portugal y de fuera, a participar en ella a través de dos talleres: uno de cestería y otro de construcción con mimbre de una instalación.
De momento parece que no hay excesivo interés en la cestería por parte de las nuevas generaciones portuguesas, así que dedicamos el curso a realizar algunos cestos básicos de mimbre que sirvieran de iniciación y, tal vez, reclamo.
En cuanto al taller de construcción, tras algunas deliberaciones, decidimos intervenir en una de las ruas principales creando una especie de enredadera en mimbre que recordara aquéllas que, tal vez en otros tiempos, cubrieran algunas de las casas de la aldea. En las fotos podéis ver los resultados aunque tengo que apuntar que, al realizar la estructura en un lugar esquinado, me fue imposible hacer alguna en que se viera de una sola vez toda la construcción.


Sin ningún ánimo de hacer la pelota, sino con toda sinceridad, felicito desde aquí a Kerstin y a toda la gente, amigos ya, que organizó este encuentro. Y especialmente quiero resaltar algo que me parece tan interesante como las actividades que se realizaron: la experiencia, no programada, de cómo se pude convivir sin muchas reglas y de qué manera eso facilita la implicación de todos, la ayuda y la colaboración mutua en lo que va surgiendo. Rescoldos que afloran, tal vez, de la libertad que entre estas montañas se vino y se viene a buscar.