martes, 25 de septiembre de 2012

Villanova de Bagnacaballo

Cenábamos en un gran barracón preparado especialmente para la feria. Al fondo, sentado en una mesa esquinada, un anciano alto, delgado y con barba, acompañado de otro también alto y delgado pero sin barba que tocaba la guitarra, cantaba canciones romanescas e italianas todas las noches entre el bullicio de la mucha gente que allí nos reuníamos.
video
No estaban ajenos a todo pero, si te detenías a escucharlos, podían 'enajenarte'. Muy bonito.
Algunos amigos de la Asociación Ibérica de Cesteros fuimos este año invitados a participar en esta Feria que organiza el “Ecomusseo de la Civiltá Palustre” de Villanova de Bagnacavallo, un pueblecito cercano a Ravena, en la Romaña italiana. Cuatro días muy alegres e interesantes en que tuvimos la oportunidad de conocer de cerca parte de la cestería italiana de la mano de los cesteros que participaban en ella.
Otra parte y otra mano la pusieron Luigi, María Rosa y Andrea que son quienes, desde el año 1985, se han dedicado a investigar, recoger, divulgar y fundar un museo sobre las diferentes actividades que, alrededor de las plantas pantanosas de la zona, florecieron con tanta importancia en esta comarca italiana hasta hace unos años.
Impresionante la cantidad de piezas reunidas, la variedad y el empleo de los diferentes juncos, aneas, etc. Aquí hubo una verdadera 'industria' cuya materia prima eran las plantas lacustres. Bolsos, zapatos, cestos, sombreros, pero también barcas, alfombras, cortinas o construcciones para vivienda o almacén se realizaban con aquéllos materiales.
El pasado, dirán algunos, pretendiendo así enterrar en algún lugar la luz que en aquella botella o esos zapatitos ajenos al tiempo está palpitando vida y cuestionando la nuestra.

jueves, 6 de septiembre de 2012

Dos en Escocia

Doble actividad en Escocia. Por un lado me invitaron al Simposium “Woven comunities” celebrado en la universidad de St. Andrews y, por otro, a un encuentro organizado por el Circulo Escocés de Cesteros con amigos canasteros de países 'celticos' venidos de Escocia, Islas Shetland e Irlanda. Interesantes conferencias en el simposium impartidas por estudiosos y/o cesteros del Reino Unido y algún forastero estadounidense o español como el que escribe. Treinta minutos son muy pocos para hablar sobre cestería española con un mínimo de rigor así que decidí pasar de eso y buscar otro tema. Relacionar las comunidades cesteras con otras, como por ejemplo las alfareras, me pareció interesante y qué mejor que utilizar para ello un objeto común a ambas actividades: los recipientes para líquidos.
Los barriles castellano-leoneses y las xerras (jarras) gallegas son un buen ejemplo de ese tipo de 'cestos' pensados para líquidos. En el primer caso, el barril, tiene una enorme semejanza técnica con la antiquísima alfarería de 'churros' como la que elaboran en Gundivós (Lugo). En el caso de las xerras parece clara la relación formal con cualquier jarra de barro. Pues en desarrollar un poco ese 'intercambio' de conocimientos, técnicas y usos entre estos dos oficios fué en lo que consistió mi charla y las fotos con las que la acompañé.
Cambio de costa: del este al oeste, de St. Andrews a West Kilbride para pasar unos días compartiendo conocimientos y técnicas de los extremos occidentales de europa. Kishies, skeklers, corozas... varias cosas sobre las manos y unos enseñándonos a otros. No sé muy bien cómo pero la paja y los juncos comenzaron a 'imponerse' sobre los otros mateiales.

Aproveché para aprender una técnica espiral que llevaba años queriendo conocer y que, entre otras cosas, empleaban en Irlanda para hacer estas preciosas cestas para las gallinas cluecas.
Ewan, venido desde las islas Shetland, se enrolló un montón y realizó dos piezas tradicionales de su tierra:
un kishie (especie de mochila de paja que empleaban las gentes de allí para casi todo) y un antiguo 'sombrero-máscara' también en paja que hasta hace un siglo más o menos, utilizaban para las fiestas de halloween por allá.
Hace unos años, recién llegado de aquéllas islas y recién aprendida la técnica, ya imparti un curso sobre kishies en Lugo pero ahora, viendo a Ewan en faena, me entraron ganas de repetirlo así que igual para más adelante programo un curso de cestería Irlandesa-Shetlandesa en Caballar y nos hacemos unas mochilitas y un sombrero pa las fiestas. Ah, y a las gallinas les hacemos unas casitas.